MICROELEMENTOS

Se consideran microelementos todos aquellos elementos químicos presentes normalmente en un agua de riego o en el agua del suelo en concentraciones inferiores a unos cuantos mg/ l y, normalmente en concentraciones inferiores a µg/ l. Alguno de estos elementos son esenciales para el crecimiento de las plantas, en cambio, en cantidades excesivas reducen el crecimiento, provocan acumulaciones indeseables en los tejidos y llegan a alterar irreversiblemente el metabolismo vegetal.

La aplicación en exceso de elementos traza puede llegar a contaminar eventualmente los suelos, pudiendo reducir de forma importante su productividad o producir cosechas inaceptables. La toxicidad causada por estos elementos guarda relación con determinadas técnicas de gestión agrícola.

( Mujeriego, 1990 )

De la siguiente tabla los valores de la columna A constituyen los limites a los que se deberían esperar efectos desfavorables en las plantas o en el suelo, cuando una zona determinada se riega con agua de esta calidad. La columna B se refiere a las concentraciones que llegará a tener el suelo ( textura fina y pH 6.0-8.5 ) después de regar con agua de la concentración máxima recomendada.

( UPM, 1997 )

 

Microelemento                           A                                B                                                 Observaciones
Al ( aluminio)                            5.0                            20.0                                           Puede provocar falta de productividad en suelos ácidos, pH <5.5, aunque suelos  más alcalinos precipitaran el ion y eliminaran cualquier toxicidad.

As ( arsénico)                             0.10                          2.0                                             Su fitotoxicidad varía ampliamente, entre 12mg/ l para la hierba del Sudán hasta menos de 0.5 mg/ l para el arroz.

Be ( berilio)                               0.10                           0.5                                             Su fitotoxicidad varía ampliamente entre 5 mg/ l para la col rizada hasta 0.5 mg/ l para las judías verdes.

Cd ( cadmio)                              0.01                         0.05                                           Es tóxico para las judías, la remolacha y los nabos a concentraciones tan bajas como 0.1 mg/ l en disolución. Los límites recomendados son conservadores debido a su capacidad para acumularse en el suelo y en las plantas hasta concentraciones que pueden ser perjudiciales para las personas.                                                        

Co ( cobalto)                              0.05                           5.0                                            Es tóxico para la planta del tomate a una concentración de 0.1 mg/ l en disolución. Suele ser inactivado por suelos neutros o alcalinos.

Cr ( cromo)                                    0.1                             -                                               No está considerado como un elemento esencial para el crecimiento. Los límites recomendados son conservadores debido a los escasos conocimientos sobre su fitotoxicidad.

Cu ( cobre)                                  0.2                          15.0                                             Es tóxico para diversas plantas a concentraciones entre 0.1 y 1.0 mg/ l en disolución.

F ( fluoruros)                               1                            15.0                                               Es inactivado por suelos neutros o alcalinos.

Fe ( hierro )                                  5                            20.0                                               No es tóxico para las plantas en suelos aireados, pero puede contribuir a la acidificación del suelo y a la disminución del fósforo y molibdeno, elementos esenciales para las plantas. El riego por aspersión elevado puede dar lugar a depósitos desagradables en las plantas, los equipos y los edificios.

Li ( litio)                                        2.5                           2.5                                                Es tolerado por la mayoría de los cultivos hasta 5 mg/ l; es un elemento móvil en el suelo. Es tóxico para los cítricos a concentraciones superiores a 0.075 mg/ l. Actúa de forma similar al boro.     

Mn  (manganeso)                     0.2                         10.0                                                Es tóxico para diversas plantas a concentraciones entre unas décimas y unos miligramos por litro, aunque principalmente en suelos ácidos.

Mo ( molibdeno)                      0.01                        0.05                                                No es tóxico para las plantas  a las concentraciones normalmente presentes en el suelo y en el agua. Puede ser tóxico para el ganado cuando el forraje se cultiva en suelos con elevadas concentraciones de Molibdeno disponible.

Ni ( níquel)                                 0.2                           0.2                                                  Es tóxico para diversas plantas a concentraciones entre 0.5 y 1.0 mg/ l; su toxicidad disminuye a pH neutro o alcalino.

Pb (plomo)                                  5                            10.0                                                 Puede inhibir el crecimiento de las células vegetales a concentraciones muy elevadas.        

Se ( selenio)                             0.02                           0.02                                                Es tóxico para las plantas a concentraciones tan pequeñas como 0.025 mg/ l, y para el ganado cuando el forraje se cultiva en suelos con niveles relativamente alto en selenio añadido. Es un elemento esencial para el crecimiento de los animales, pero en concentraciones muy pequeñas.     

Sn ( estaño)                                  -                                  -                                                   Las plantas lo rechazan de forma eficaz; su tolerancia específica es desconocida.        

Ti ( titanio)                                    -                                   -                                                   Comportamiento similar al estaño.  

W (tungsteno)                               -                                  -                                                   Comportamiento similar al estaño. 

V ( vanadio)                                0.1                            1.0                                                  Es tóxico para muchas plantas a concentraciones relativamente bajas.        

Zn ( zinc)                                      2                              10.0                                                 Es tóxico para muchas plantas a concentraciones muy variables; su toxicidad disminuye a pH> 6.0 y en suelos con textura fina o de carácter orgánico.

( UPM, 1997 )

La concentración máxima  o columna A se ha basado en una tasa de riego que sigue buenas prácticas agronómicas, es decir 12000m3/ ha.año. Si la tasa de riego excede este valor la concentración máxima debe disminuirse de forma proporcional. No hace falta realizar ningún ajuste cuando las tasas de riego sean inferiores a la indicada los valores recomendados corresponden a la fuente de abastecimiento de agua utilizada para regar de forma continuada en un lugar.

Mientras las concentraciones se mantengan por debajo de estos niveles recomendados ninguno de los elementos presentados son fitotóxicos y por tanto el agua de riego que presente estas características puede considerarse satisfactoria para el riego continuado de cualquier tipo de cultivo en cualquier tipo de suelo. Si se sobrepasan los niveles recomendados no tiene porque aparecer una fitotoxicidad inmediata sino que los elementos indicados son retenidos o adsorbidos fácilmente en la tierra donde se van cumulando; el uso continuado de una agua de estas características podría suponer un aumento progresivo de estos elementos en el suelo hasta llegar a niveles que producirán fitotoxicidad. Estos límites recomendados pretenden asegurar que el suelo donde se use agua residual regenerada para regar puedan ser después ser usados para el desarrollo de cualquier otro cultivo. Por esto se han de considerar estos límites como máximos de las concentraciones medias, pero a largo plazo ya que puede ser necesario a corto plazo sobrepasar las concentraciones máximas establecidas o los caudales normales de riego y que después se ajustaran.

Estos datos se han elaborado bajo la voluntad de mantener rentables a largo plazo las condiciones del suelo y los cultivos; los beneficios a corto plazo de aplicar caudales adicionales de agua residual no justifican la degradación que sufriría el suelo y los recursos hidráulicos.

( Mujeriego, 1990 ) ( UPM, 1997 )

Previous.gif (935 bytes)Volver a la página anterior.

BD15184_3.GIF (1154 bytes)

Next.gif (931 bytes)Aspectos sobre la reutilización planificada de agua residual regenerada.Next.gif (931 bytes)Aspectos legales del riego con agua residual regenerada.

Next.gif (931 bytes) Aspectos sanitarios del riego con agua residual regenerada                      Next.gif (931 bytes)Recursos sobre el tema.